Con mi primo en el pueblo

Este verano he pasado menos tiempo en el pueblo de vacaciones pero han sido más intensas que nunca. Fue casi solo la última parte del verano la segunda quincena de Agosto, aunque ya me había pasado anteriormente los fines de semana. Pero lo mejor del verano se reservó para el final, cuando me quede solo en mi casa del pueblo…

Hacía mucho que no veía a mi primo, que tiene mi misma edad, pero este verano apareció por el pueblo. Yo me acuerdo de alguna pajilla que nos habíamos hecho con 12-13 años pero ya está, él empezó a desarrollarse antes que yo y tenía más vello, más músculo que yo. Cuando le vi un día de lejos por el pueblo no lo reconocí pero pensé “como esta esté tío de bueno” y nada me fui para casa a cenar. Y pasaron dos días hasta que llamó alguien al telefonillo.

– Hola ¿Quién es?

– Hola soy la Juli, está tu madre?

– Anda tía no no está, pero sube si quieres.

Era mi tía, que a ella sí que la veía más a menudo por el pueblo y por Madrid, pero venía con sorpresa. Mi primo era ese que había visto días atrás. Y nos dimos un abrazo, rápido para que no notara mi erección que estaba siendo enorme. Pues mi tía vino a preguntar si estaba mi madre, que como nos había ido el verano, lo típico. Y me pidió si se podía quedar conmigo mi primo en casa que para estar uno en cada casa mejor los dos juntos. Yo me relamía por dentro de imaginarme lo que podría pasar entre los dos. Le dije que lo hablase con mi madre y que no habría ningún problema. Con estas se fueron a despedirse y yo me fui a pajear rápidamente al baño antes de que volviese pues estaba a mil por hora. Vaya corridón eche en la ducha que limpie en el acto. En esto llamo mi primo y subió con su mochila. Me dijo que si se podía duchar antes de cenar y le dije que sí. Mientras me puse a hacer la cena, unos sándwich calientes, como estaba yo. Dejo su ropa tirada por el suelo, incluido los calzoncillos y lo que hice fue olerlos, olían a macho. Salió de la ducha y nos sentamos a cenar.

Antes de seguir voy a describir a mi primo, Saúl. Mi primo es alto mide 185 cms., y de complexión fuerte, no mazado de gimnasio pero si fuerte. Buenos brazos y se dejaba ver buena espalda, buen culo y un pecho marcado. Iba con los pantalones cortos, así que poco dejo a la imaginación tras unas piernas fornidas sin un solo vello y con unos gemelos que se antojaban duros como piedras. De la entrepierna lo poco que me fije se veía una cosa normal sin resaltar mucho. Y su cara una perilla de varios días con una sonrisa perfecta y unas gafitas de pasta que me ponían a mil, que tenían detrás unos ojos verdes preciosos. Así es mi primo.

S-¿qué tal primo, que hace mucho que no hablamos?

Y- Pues bien aquí descansando un poco del curso. Y tú al final que vas a hacer este año.

S- No sé, termine el grado en enfermería y no sé si hacer algo mas ahora…

Y- Que no había ninguna enfermera sexy en clase… que siempre has sido mu mujeriego.

S- Nada solo dos que me las tire pero no resistieron mi fuerza, jajaja… Dijo con una sonrisa pícara.

Mientras tanto habíamos terminado de cenar y se nos hizo tarde, él no tenía amigos en el pueblo pues no iba mucho por allí aunque cuando era pequeño sí que iba más y alguno de ellos eran de mí mismo grupo. Le pregunte si quería salir por ahí a dar una vuelta, y nos fuimos. Mis amigos sí que se acordaban de Saúl, y estuvimos tomando unas cervezas en el bar y dando una vuelta y luego nos fuimos para casa. Y nos fuimos a dormir. Cuando llego el momento el me dijo

S- Primito puedo dormir en calzoncillos, es como suelo dormir…

Y- Por mí no hay ningún problema. Mejor para mí pensé.

Pues la única condición que había puesto mi madre es que bajásemos la cama supletoria de arriba y compartiésemos habitación. Iba a ver a mi primo en calzoncillos con una sábana por encima y yo a su lado sin poder hacer nada. Así pase la noche teniendo al adonis griego a mi lado y yo sin poder hacer nada… a la mañana siguiente me desperté pronto, como siempre, le vi sin sábanas solo sus calzoncillos, todo su cuerpo estaba bañando por la luz que tamizaba la persiana y era increíble. Me quede observando hasta que en un momento se giró y cerré los ojos instintivamente, pero se le oía decir algo extraño que luego entendí Pablo no hagas eso, no lo hagas… Y así varias veces, no sabía lo que quería decir esa frase, volví a abrir los ojos y vi que tenía una gran erección, mis pronósticos eran ciertos, Saúl poseía una gran polla. Tras un rato me levante y con el ruido se despertó y me dijo

S- Joder primo como odio levantarme con la tienda de campaña, e instintivamente mire.

Y- Ya a mí también me pasa pero una buena paja y apañado.

S- Vale voy al baño para no mancharte esto…

Y se fue al baño el tío ni corto ni perezoso se metió en el baño y empezó a pajearse como estábamos solo gritaba todo lo que quería estaba a mil, así que fui al otro baño y me pajee yo también, que salió abundantemente. Al salir me dice

S- Rica la paja que me hecho, pero cuando te la hacen esta mejor no primito. Y me giñó un ojo como con complicidad.

Desayunamos y nos fuimos a la piscina a tumbarnos, a mí me encanta tomar el sol, y a mi primo llamar la atención de las tías del pueblo. Yo me daba un chapuzón y me salía a secarme en la toalla tumbado al sol, y lo mismo hizo mi primo. De verle secarse al sol con el cuerpo mojado me excite y me tuve que dar la vuelta para que no se notara. Aun así le miraba de reojo para ver como esta de bueno, incluso veía a alguno del pueblo mirarle mucho. Nos habíamos hecho unos bocatas asi que comimos allí y estuvimos todo el día en la piscina. Luego al volver a casa para ducharnos me dice

S- Primito se te ha puesto palote al verme mojado ehh…. – Yo no sabía dónde meterme porque era cierto y lo rojo que me habría puesto, tranquilo también vuelvo loco a los chicos de mi urbanización.

Acto seguido se giró se desnudó y se fue a duchar, tan tranquilo como si nada. Yo no sabía que hacer, así que hice lo mismo me duche y cenamos, casi sin decir palabra. Y me fui al comedor a ver la tele, nos llamó un amigo para ver si dábamos una vuelta y nos fuimos y al volver me puse a ver otra vez la tele… no había mucho y Saúl me pidió el mando y cambiando llego a uno de los canales de porno y dijo

S- Mira primo que tetas tiene esa…

Y- Sabes que me gustan los tíos así que una teta no me va a decir nada…

Me fui para mi cuarto cabreado, con la esperanza de que Saúl dijese algo, pero me cambie y me metí en la cama, al rato oí como llegaba, pues no me podía dormir. Se tumba a mi lado y me dice, Me encanta cuando te pones así… Me giré para contestarle mal pero no me dio tiempo, pues me callo con un beso con sus labios carnosos, no me lo creía, su barbita pinchando mi cara y sus gafas pegadas a mi cara.

Tras ese beso seguí besándole con sus gafas y lamiéndole el cuello y el a mí también. Le quite la camisa que llevaba y dejo al descubierto su hermoso pecho y lamí los pecho, sus pezones que estaban duros y él me iba manoseando por todo el cuerpo, y con otro beso grande me quito mi camiseta y nos abrazamos muy fuerte y me dijo quiero tenerte entero para mí. Seguimos besándonos tocando todo nuestro cuerpo y así poco a poco se iba quitando la ropa, primero el pantalón, y me dedique a besar sus bonitos pies y el me tocaba el culo, pero me dijo quítate el pantalón. Me lo quite y me empezó a besar mi polla por encima de los calzoncillos. Él estaba a cuatro patas y yo de rodillas encima de la cama, así que empecé a versar su espalda y a tocar su hermoso culo, que se veía tan rico y metía la mano por dentro del calzoncillo, pasaba mi dedo por su agujero para ver su reacción. Que era de pequeñas contracciones por el placer. Estaba tan caliente yo que mojaba todo el calzoncillo con el pre-cum eso a mi primo le volvía loco… Dijo no aguanto más, saco mi polla y me empezó a dar una mamada como nadie me la había hecho jamás… gritaba del placer que me causaba mi primo mamando mi polla. Pero era mi turno saque su polla, unos 19 centímetros y gorda bastante, me puso a mil y empecé lamiendo la puntita con sabor a cloro, sudor y a pre-cum que me mataba. Le pase la lengua por toda la polla hasta los huevos, que estaban depilados igual de bien que la polla, con lo que me encantan a mí las pollas depiladas. Luego me la metí, todo lo que pude que no me entraba bien del todo, pero hicimos un garganta profunda y entró hasta los huevos, tras la garganta hicimos un poco el 69 y me dice gritando MÉTEMELA YAAAA!!!. Dicho y hecho me puso un condón que tenía en la mesilla y se sentó de golpe en mi polla entrándole hasta el fondo.
follando-su-culo
Estuve dando de varías posiciones a mi primo, aunque la mejor fue la de la V con sus piernas haciendo una V y yo viendo su cara de placer. Tras un rato me dijo me voy a correr y yo cambie de posición, me tumbe y deje que se corriera en mi cara, así relamía su sabor… Fueron 5 disparos de abundante leche que estaba espesa blanca y sabrosa. Me relamí mientras me daba un beso, dijo me puedo tragar tu lefa, me puso a mil, me pajeo y me corrí en su boca, le dije compártelo no seas malo. Me dio un beso con el sabor de mi polla, de lo más rico que he probado nunca… Nos abrazamos y nos quedamos dormidos.

A la mañana siguiente me desperté, pensando que había sido un sueño, pero no mi primo seguía abrazado a mí, me dio un beso y me dijo hay que repetir esto de quedarse solos!.

Un comentario

  1. Estan padres los videos y q guapos actores

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*